Cargando contenido

Loco Mundo Gay


La patética historia de la tarta bendita que te saca el heterosexual que llevas dentro2017
26
Mar

La patética historia de la tarta bendita que te saca el heterosexual que llevas dentro

Historias que pasan en la tierra de Donald Trump, donde un predicador asegura que un gay se vuelve heterosexual al comer una tarta que le regalan unas exmeretrices, por no decir mariliendres.

Por Jackeltuerto


¡Compártelo!




Con los seguidores de Donald Trump hay que estar atento con todos los sentidos. Comprobar si es el día de los inocentes o April’s fool. Buscar la noticia en otras fuentes por si la estás leyendo en alguna publicación de broma, tipo El Mundo today (impagablelo de que los de Hazte Oir han lanzado su autobús al espacio exterior con el mensaje «los niños alien tienen trioppöto, las niñas alien tienen vlam-rej29». Incluso no está de más repasar los mandamientos por aquello de que se supone que no se debe mentir. Mucho menos si eres un líder religioso, evangélico en este caso, que además tiene estudios universitarios, que por algo lo presentan como doctor. Pero al final no te queda más remedio que admitir que sí, que un seguidor de Donald Trump y líder evangélico, el Dr. Lance Wallnau, asegura que hay una tarta bendita que con sólo comerla te quita el mariconismo que tienes encima, tal cual la terapia de conversión más efectiva.

El secreto no está en sus ingredientes. Ni lleva hostias consagradas ni agua bendita. No la pasan por la pila bautismal ni la empapan tampoco con la sangre de Cristo, aunque no se descarta que el Dr. Wallnau estuviera hasta arriba de vino de bendecir cuando hizo estas declaracioens. Tampoco sabemos si tienes que hacer la tarta desnudo o vestido, después de fornicar o antes de arrepentirte por todos tus pecados y los del vecino. El ingrediente secreto es que la tarta la haya hecho alguna señora que haya sido prostituta. En pasado, que si lo sigue siendo actualmente igual no funciona. Lo que no se descarta es que pueda ser mariliendre, que esa cualidad no se pierde con la edad.

Aunque claro, la tarta sólo funciona en un sentido, si eres homosexual, maraca, sarasa, invertido, si paseas habitualemente por la acera de enfrente, si eres una flor del desierto o un hada mística, para que pueda quitarte toda tu perversión y ganas de molestar a Cristo y al marido de tu vecina. Lo advertimos, más que nada, no vaya a ser que seas un honrado y recto heterosexual y te vaya a pasar lo contrario y pierdas todos tus derechos como integrante de esta sociedad que no necesita reivindicar el Día del Orgullo LGBT o de la Mujer Trabajadora, que para eso está la tarta en cuestión realizada por ex trabajadoras. Como te lo cuento este es el nivel de las entrevistas de CBS News en la era Trump. Para que luego te quejes de que Mercedes Milá llama gordo a un biólogo o que La Sexta noche lleve a su programa a Ignacio Arsuaga.

«Escuché al Señor decir, 'Donald Trump es una bola de demolición para el espíritu de corrección política' (…). Después que lo conocí, oí al Señor decir: 'Isaías 45 será el 45º presidente... Iré a comprobarlo; Isaías 45 es Ciro'», palabras igualmente benditas de este predicador que nada tiene que envidiarle a Aramís Fuster. Prodigio de bondad y clairividencia que explica cómo estas prostitutas que «se salvaron» —por no decir que se quedaron en paro— quisieron ayudar al dueño de un bar, «homosexual y firmemente anticristiano», para lo que «rezaron sobre el pastel» —que no sobre la taza del wáter—, «se lo dieron como regalo» —que no se lo tiraron a la cara—, y al comerlo fue invadido por «el poder de Dios». Un momento, ¿quiere decir esto que le penetraron? Porque es la metáfora que me sugiere este relato.



No sé si reír o llorar, salir corriendo o tirarme por a ventana. Comerme el pastel o meterme los dedos hasta el esófago y vaciar lo que caiga en la cara de este payaso —con todos mis respetos para los clowns—. Pero mejor no, que seguro que le va el rollo. Si bien es cierto que algunos medios recuerdan que se trata del mismo embaucador que aseguraba utilizar «control mental y brujería» en su afán por apoyar a Donald Trump o que llegó a declarar que la Marcha por las Mujeres (supongo que para él todas auténticas pécoras hasta que demuestren lo contrario, de la misma manera que para un servidor todo el mundo es gay antes de que demuestre lo contrario) estaba convocada por «la gente del diablo». No cómo él, que es una persona caritativa que no necesita comer lo que hagan unas meretrices, es decir, exmeretrices. Me pregunto a qué escuela de dramaturgia o de interpretación habrá ido este bufón, porque ni le ha servido para diseñar una historia mínimamente creíble, ni consigue convencer a nadie con un discruso a la altura de Las brujas de Salem, que por su puesto, ni eran brujas ni vivían en Salem, sino que era una metáfora de la caza de brujas en Hollywood. Cosas que pasaban en el país favorito de algunos... y que siguen pasando hoy en día.



Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.


Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


1
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.