Cargando contenido

Loco Mundo Gay


Radicales religiosos y ultra conservadores que escupen hacia arriba y les cae en la cara2017
30
Abr

Radicales religiosos y ultra conservadores que escupen hacia arriba y les cae en la cara

La vida está repleta de justicia divina. Quizás no tanta como debiera, pero en algunos casos basta para callar algunas bocas. Aunque luego nunca se callen y cambien su discurso para seguir propagando el odio. Me estoy refiriendo a individuos como los votantes de políticos homofóbicos, el denunciante de la caso de los Romanones, Silvana De Mori, Ignacio Arsuaga, Kenneth Atkins, Giovanni Cavalconi, Tony Perkins o el mismísimo Mariano Rajoy junto a gran parte de su cúpula que escupen había arriba y les cae en la cara.

Por Jackeltuerto


¡Compártelo!




La vida está repleta de justicia divina, sólo que a veces no somos conscientes de que se produce. Quizás no tan a menudo como debiera ser, pero en algunos casos es suficiente como para callar algunas bocas, al menos para reírnos de quienes tienen una bocaza lo suficientemente grande como para comérselas dobladas. Aunque luego nunca se callen y cambien su discurso para seguir propagando el odio. Personas que escupen hacia arriba y les cae en la cara... o que su propio Dios les obliga a comer mierda, hablando claro, que prefectamente podrían ser aspirantes al título de personas más inmunda del mundo, con permiso de Divine.



Gente que vota con el culo

La política es un misterio. La gente siempre está dispuesta a creerse las mentiras de un político, sabiendo que le está mintiendo. Cierto que hay casos extremos, como la colombiaba que pedía el voto a Donald Trump, para ser finalmente deportada, aquí es donde la justicia divina se mezcla con el escarnio público. El balance de los primeros 100 días de gobierno de Trump demuestra que, al contrario de lo que defendió en campaña, no tiene ninguna intención de proteger al colectivo LGBT.



Lástima que esta merma de los derechos del colectivo no afecten sólo a sus votantes LGBT, que los ha tenido, incluso algunos fervientes defensores como Peter Thiel y Caitlyn Jenner, que sería lo justo, aunque a ellos precisamente no les va a afectar. Claro que esta misma contradicción de votantes LGBT que votan a quien sólo persigue devolverles al armario y mantenerles calladitos se produce en todas partes, incluyendo España.

Defender el acoso para terminar expedientado

Podría decir expedientado como descalabrado, es lo que le sucede a Silvana De Mari, que quizás en el afán de conseguir seguidores para su blog, esta médico y psicoterapeuta llega a publicar un artículo en el que afirmaba que «los homosexuales son idiotas anormales«, defendiendo que era lícita acosarles y atacarles, asegurando que «la homofobia es un derecho humano» y que «la homosexualidad no existe».



Hay algunas personas que no miden sus palabras con tal de llamar la atención, alentadas probablemente por medios como Il Giornale, que se dedica a publicar este tipo de falacias e inmundicias, quizás con el ánimo de arrebatar a Divine el título de la persona más inmunda del mundo. Mientras el periódico sigue echando mierda, ahora la señora De Mari se enfrenta a un proceso de inhabilitación después de que el Colegio de Médicos de Turin le haya abierto expediente disciplinario por sus depravadas declaraciones.

Dime lo que odias y te diré lo que eres

Recordaremos el mes de marzo de 2017 como aquel en que un grupo de radicales como Hazte Oir consigue la sensibilización de la gran mayoría de la sociedad hacia los menores transexuales gracias a una campaña que pretendía exactamente lo contrario. Por si no fuera bastante mierda cayendo en el autobús del odio, lo mejor estaba por llegar para Ignacio Arsuaga cuando un grupo de hackers dejaba al descubierto los secretos más sórdidos de su también inmunda organización en los que destaca una insólita práctica del propio abogado, que se dedica supuestamente a suministrar hormonas a sus hijos ante el pánico de que pudieran ser homosexuales, bisexuales o transexuales.



Claramente, Arsuaga no ha terminado de entender que la homofobia no es exactamente el miedo a los homosexuales, sino a serlo uno mismo, tal y como defendiara George Weinberg. Y ya sabemos que cuando uno odio tanto algo, es porque lo más probable es que no se haya aceptado a sí mismo, dicho así, con suavidad.

Los que señalan con el dedo y terminan señalados

A veces culpamos a la prensa de la demonización de alguna persona o colectivo, pero a veces son los individuos los que se autodestruyen ellos solitos. Es indudable que ya nunca sabremos lo que pasó en el seno del clan de los Romanones, pero es lo que pasa cuando alguien acude al santo Pontífice pidiendo justicia terrenal cuando debería haber acudido a un tribunal.



Lo que quizás Daniel (nombre ficticio porque el pavo este nunca llegó a dar la cara, como si fuera un tuitero de tres al cuarto) no esperaba es que el Papa Francisco le remitiera a la ley ordinaria, que al final a terminado por constatar que su testimonio es inconsistente, sin pruebas que le avalen, aparte de la desconfianza que otorga una persona que dice que odia a los curas pero no tiene inconveniente en ingresar en el Opus Dei.

Quién más alto habla es quien más tendría que estar callado

Orlando se llenaba de charlatanes, más que de predicadores, tras la masacre del club Pulse. Personas desalmadas, más que religiosas, que no quisieron desaprovechar la oportunidad de esparcir el odio a costa de una comunidad ya vulnerable, como Kenneth Adkins, pastor de la zona del sur de Georgia, conocido por su activismo contra los homosexuales como por ser asesor político en Florida, que aseguraba que las víctimas de Omar Mateen habían recibido «lo que se merecen».



Quedamos a la espera ahora de ver qué es lo que la justicia terrenal considera se merece él mismo tras ser imputado con cargos de abuso infantil con agravantes y un cargo de abuso a un menor de 16 años de edad que había sido parte de su congregación y del que él mismo había sudo su mentor.

Terremotos de carácter retroactivo

Todos tenemos algún compañero de trabajo que pensamos que está pidiendo que le despidan con un comportamiento que contradice los protocolos internos de la empresa para la que trabaja. Es lo que debía pasarle a Giovanni Cavalconi, un sacerdote italiano al que cancelaron un programa mensual que tenía en la emisora católica Radio María después de asegurar que el matrimonio igualitario era la causa de los terremotos de Italia.



Digo que estaba pidiendo que le despidieran porque hace sus declaraciones en noviembre de 2016, cuando los terremotos de agosto de ese mismo año llegaron a dañar hasta nueve iglesias medievales en Italia. Se podría deducir que si el matrimonio igualitario causa los terremotos es porque es Dios quien los envía, ¿no? Luego cabe pensar que alguien se equivoca de objetivo, ya sea Cavalconi o Dios. Aunque lo que desde luego no ha pensado este misecrodioso sacerdote es en las víctimas del terremoto, de entre las uqe seguro hay muchas personas heterosexuales.

Catástrofes sabias

Tony Perkins es un líder político republicano y religioso, activista contra los derechos del colectivo LGBT que casi aúna los conceptos de todos los mentecatos nombrados en esta colección. Presidente de la organización conservadora cristiana Family Research Council, llega a defender que los desastres naturales son un castigo de Dios contra los homosexuales, en referencia al huracán que había devastado Hawaii y que consideraba estaba enviado por su Dios, quien estaba en desacuerdo la legislación en torno al aborto y al matrimonio igualitario.



Suponemos que es ese mismo Dios el que terminaría inundando Luisiana en agoto del año pasado, para obligar al propio Perkins a tener que abandonar su vivienda en canoa. No sé si deberíamos llamar a esto un caso de justicia divina o de outing por parte de Dios.

Demandar el matrimonio igualitario para terminar yendo a una boda gay

No hace falta dar demasiados detalles, mariano Rajoy, líder del partido Popular que pretendía demandar al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero terminaba acudiendo al enlace matrimonial entre Jaiver Maroto, vicesecretario del PP del País Vasco y alcalde de Vitoria hasta sólo unos meses antes de la boda, y Josema Rodríguez, un economista al que había conocido en la Universidad. Entre las invitadas (las personas invitadas) nos encontramos con los más florido y granado del PP en ese momento. Esto es lo que se llama callar bocas desde dentro... De ranas ya hablamos otro día.



Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.


Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


4
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.